entrevistas

conversaciones con José Antonio Gallego

Hace unas semanas salió a la luz el libro “Comunidades virtuales y redes sociales” firmado por José Antonio Gallego. Licenciado en económicas y formado en el territorio del ecommerce, José Antonio Gallego es también uno de los padres del commmunity managment en España: a él pertenecen los primeros pasos de la profesión en España a través de Ebay y de AERCO, asociación de la que es fundador. Hoy compagina su trabajo en BBVA con tiempo para sacar un libro contando su experiencia y recomendaciones en el terreno de las redes. Aprovechando que nos dedica unas reflexiones en su libro, le invitamos a la oficina a tomar un café y a charlar un rato sobre redes sociales, gestión de opiniones y experiencias acumuladas con el tiempo. Aquí el resultado 😉

¿Qué has querido dar a conocer con este libro?
Ya había algunos buenos libros en el mercado, pero estaban muy centrados en cómo manejar Facebook, Twitter… yo quería darle otro enfoque y lo que podía aportar era mi experiencia, así que tiene un gran componente biográfico. Hablo de mi primera experiencia en comunidades con el videojuego World of Warcraft, en Menéame…

 ¿Crees que en torno a la profesión de Community Manager se va a generar una burbuja? Hay una enorme eclosión de cursos y formaciones…
No creo que la haya en absoluto. Estamos en un entorno laboral dramático y este sector es de los pocos que genera empleo. Pero la formación es otra cosa: aquí si nos encontramos con un mercado saturado, donde el 90 por ciento de los formadores no tienen la capacidad para enseñar. El sector laboral sí es sano, pero muchos de estos cursos acabarán desapareciendo.

Antes que nada, para los menos entendidos… ¿Qué diferencia hay entre comunidad virtual y red social? Porque no es lo mismo…
Es una diferenciación interesante. La comunidad es un concepto tan antiguo como la humanidad, pero gracias a Internet son más extensas. Sus miembros tienen es común cosas y algunos fines. Las redes sociales, por su parte, son un medio y en ellas pueden desarrollarse comunidades, pero no todas las comunidades tienen que estar en una red social ni todas las redes sociales son comunidades.

Parece que las empresas españolas están tardando en dar el salto al social media… ¿a qué se le tiene miedo?
En el caso de las grandes empresas, da miedo la crítica y hay temor de abrir muros que los clientes insatisfechos puedan aprovechar. Pero se miedo se ha ido perdiendo porque el cliente descontento puede quejarse por las redes de cualquier manera y porque se ha ido desarrollando la gestión del descontento y se han ido viendo los beneficios. En el caso de las PYMES, el tema está en ver si el esfuerzo en redes sociales tiene o no retorno, si el hecho de invertir en esto incrementa el negocio, porque no siempre funciona a este nivel.

¿Crees que no todas las empresas tienen que estar en redes sociales?
Yo creo que no si no tienes una orientación muy clara al cliente. Lo que sí deberían es monitorizar las redes y escuchar qué se habla de tu negocio y de tu competencia en ellas. En el caso de los restaurantes y locales de ocio, por ejemplo, creo que es más interesante que monitoricen lo que se dice de ellas en sitios como 11870.com y que se esfuercen porque sus clientes plasmen su opinión que el hecho de que se creen un perfil en Facebook, por ejemplo.

¿Qué nota le das a las empresas españolas en cuanto a su uso de los Social Media?
Un notable bajo. Han aprendido a que tienen que estar en las redes sociales, recurren a buenos profesionales e invierten en el sector. Pero falta la originalidad y están demasiado centrados en el marketing, en vender. Faltan casos de éxito de grandes empresas españolas que podamos exportar. Hace falta un Zara de las redes sociales.

¿Algún caso español que te llame la atención por su buen hacer?
11870.com, por supuesto, y además es de las primeras. También me parece buena la labor de Forumclinic, con quienes colaboro, y que pone en contacto a pacientes con médicos especializados que además moderan foros. También me parecen interesantes menéame, El Cosmonauta, Mumumio, Ticketea y BBVA.

¿El social media será una moda o es algo que ha llegado para quedarse?
No es una moda en absoluto; la red cada vez es más social. Ha sido cuestión de fases: primero tuvo una influencia gubernamental (se usaba para comunicación militar); luego pasó por la influencia académica, más tarde por el de las grandes empresas, que sufrieron la burbuja de las puntocom porque no era tan fácil. Luego hemos asistido a la influencia de los emprendedores, gente que supo crear
modelos de negocios nuevos. Y ahora vivimos la influencia de la comunidad; ya no somos clientes, somos protagonistas. El proceso es imparable.

¿El social media es democrático o la opinión de gurús y otros individuos influyentes vale más?
Las comunidades no son movimientos igualitarios, como en una democracia donde un hombre es un voto. Es muy importante el concepto de la reputación digital, que se ha heredado de las comunidades online, donde el que más aportaba más influencia tenía. Ahora vivimos una lucha entre tres fuerzas: el anonimato (los orígenes de Internet), la identidad digital y lo que llaman el maoísmo digital, la opinión consensuada de todos.

¿Qué valor crees que aportan proyectos como el nuestro?
En mi libro hablo de vosotros como una comunidad instantánea. Imagina que un amigo mío de Reino Unido viene a visitarme y quiere probar la paella; yo acudo a 11870.com y leo testimonios de gente como yo. Es lo que llamo comunidades instantáneas, a las que se acude no con la asiduidad, por ejemplo, de una comunidad de ajedrez, sino que se consultan de forma algo más espaciada y en circunstancias más cambiantes.

Como experto en gestión de comunidades, ¿qué consejos sueles dar a la gente para la gestión de los comentarios positivos o negativos?
El boca a boca es algo antiguo. Hace unos años, los elementos de decisión eran los amigos, los famosos… Los amigos lo siguen siendo, pero gracias a las redes es un concepto que se ha amplificado. Lo primero que aconsejo es que monitoricen la red para ver lo que se dicen de ellos. Lo segundo, que animen a sus clientes satisfechos a compartir su experiencia en redes o en 11870. Lo tercero es que asuman las críticas como una manera de mejorar, ya que las criticas malintencionadas se acaba viendo a la legua que lo son.

¿La geolocalización y la movilidad son los dos fenómenos a los que no hay que perder ojo?
La movilidad es una fuerza emergente que supera ya a los PC’a. Va a ser lo más relevante en los próximos 30 años. En cuanto a la geolocalización, no lo tengo tan claro. En el caso de la gastronomía o el ocio, en los que la presencia física es más determinante para disfrutar de la experiencia, creo que funcionará bien; sin embargo, lo veo menos prometedor para sectores como el cine o la música, cosas que puedes disfrutar tranquilamente solo y en casa.

Desde aquí le agradecemos a José Antonio el rato que nos dedicó y le deseamos mucha suerte con el libro 🙂

Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s