top 11

grasabares: la película

Esta semana, para nuestra colaboración quincenal para Esquire, hemos preparado un especial grasabares, templos clásicos de la tapa. Aunque puedes leer directamente el post en la web de Esquire, aquí os dejamos el texto completo:

Grasabares: la película

En el número de hoy nos gustaría rendir un sentido homenaje a todos esos bares anclados en los años 70 (o menos), antros populares de barrio abarrotados de parroquianos con el suelo alfombrado de servilletas sucias, tapas resbaladizas rondando por los platos y los mejores precios de la zona. Buenos, ¿bonitos? y baratos. Os presentamos una selección de los mejores grasabares de la península. ¡Esperamos que os guste!

La plancha de El Palentino funcionando a todo trapo.

Melo’s (C/Ave María 44, 915 27 50 54, Madrid). Un clásico absoluto para degustar un pequeño surtido pero abrumador en cantidad de productos gallegos. “No es gastronomía: es arquitectura y performance. Ya se ha dicho todo sobre los valores gastronómicos y calóricos de las zapatillas, croquetas, empanadillas y pimientos del Melo’s. El verdadero espectáculo no está sobre las bandejas y los platos, sino detrás de la barra: la armónica coreografía de producción de tapas en cantidades industriales de la pareja regente del local” (opinión de Cristóbal)

La Esquina de Eusebio (C/Caramuel 16, 914 791 517. Madrid). Un chorreo interminable de bandejas con tapas volando por encima de tu cabeza… “Hace poquito estuve en este sitio y recuperé la fe en el tapeo como símbolo de identidad nacional. Ruido, grasa… ¡pero especialmente jolgorio! Y esa marea de sabrosos y poco sofisticados montados paseando por delante tuya constantemente. Puro placer y buen rollo” (opinión de Polborón M.H.)

Bar Tomás (C/Major de Sarrià, 49, 932031077, Barcelona). Los camareros de toda la vida sirviendo unas bravas cuyo éxito llegó incluso a oídos del Financial Times. “Me sumo a todos los que dicen que las patatas bravas del Bar Tomás son las mejores de Barcelona. Genial para ir a tomar el vermut o para hacer una escapada y llevarse una fiambrera de bravas a casa” (opinión de Soyuncarlino)

Bar Marly (Paseo Gran Vía 50, 976 21 29 58, Zaragoza). Seguramente el grasabar más conocido de Zaragoza. “De los mejores fritos de Zaragoza: lo único que tienes que hacer es guardarte los palillos para el conteo final. Tienen una gran variedad, y puedes encargar para llevártelos a casa. Buen precio. Merece la pena acercarse” (opinión de Javier Güenechea)

Bar Soriano (Travesía del Laurel 2, 941 22 88 07, Logroño). Su tapa es mítica: jamás darás con un champiñón tan engrasante y rico como éste. “Uno de los tantos bares de la calle del Laurel. El champiñón relleno de gambas es la típica y única tapa de este bar, pero están realmente buenos, por eso está tan lleno. Muy recomendable” (opinión de pequemones)

La colección de fritos de Las Flores.

Bar Pilar (C/Moro Zeit 13, 963 91 04 97, Valencia). Si quieres probar los mejillones de Valencia en un ambiente del siglo pasado, éste es tu sitio. “Las mejores clochinas de Valencia. De los pocos sitios que quedan en Valencia donde todavía cantan las tapas. Famosos por la forma de preparar los mejillones al vapor, pero del que no puedes irte sin probar las bravas y la ensaladilla” (opinión de Isabel)

Las Flores (Plaza Topete 4, 956 22 61 12, Cádiz). Un imprescindible para catar la cultura de las freidurías de cerca. “La Freiduría de las Flores es uno de los lugares populares y míticos de Cádiz. Una freiduría más de la zona, pero por su solera y popularidad es visita obligada para visitantes. Qué tomar: pescaíto frito: calamares, puntillitas, tortillitas de camarones, pijotas, acedías…” (opinión de FM)

Continental (C/5 de marzo 2, 976 21 91 66, Zaragoza). Lo del rebozado es toda una secta: si perteneces a ella, puedes empezar por aquí. “Un buen sitio para comer tapas. Especialidad en rebozados y fritos de calidad. Los calamares están realmente ricos” (opinión de Sr. Ternasco)

Restos de la batalla en La Nueva Galicia

Can Paixano – La Xampanyeria (C/Reina Cristina 7, 933 10 08 39, Barcelona). Un rincón para degustar cava rosado y tapas churretosas en la zona marítima de Barcelona. “Jamones y embutidos colgados del techo, olor a añejo, tapas y bocadillos baratos y grasientos… Por cada dos consumiciones te regalan una botella de vino espumoso rosado de la casa, bien fresquito” (opinión de MrsWayne)

El Palentino (C/Pez 12, Madrid). El clásico cañí entre los clásicos, la cultura del alcohol regada con ciertas dosis de fritanga. “Vinos y cañas a un euro, bocadillos de lomo, chorizo, queso… por dos euros y medio. Garito con aire cañí, siempre petado y con portero. Pillas un olor a fritangueo que da gusto” (opinión de Superbaturra)

La Nueva Galicia (C/Cruz 6, 915 22 52 89, Madrid). Templo del producto gallego en Madrid: para perderse entre jarras de cerveza y tapas. “El único lugar de Madrid por el que me replantearía ser vegetariano. Cuando veo pasar por delante de mis narices esos cocidos y esos caldos gallegos no es que me entren dudas, pero si algún día me entrasen sería aquí, padre, donde pecase. De paso, me conformo con sus deliciosas patatas bravas” (opinión de hectormgarrido)

Estos son solo una pequeña muestra de representantes de la cultura grasafari, un mundo lleno de rincones secretos de barrio. Nos encantaría que nos descubrieras los sitios que más te gustan para hinchar las venas de grasa: ¿te animas a darnos los nombres de tus favoritos?

Comentarios

2 respuestas a “grasabares: la película

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s