habitantes de 11870

de tangos y milongas con nostromo

Desde hace tiempo andábamos observando a Santiago Gala alias Nostromo, uno de nuestros habitantes más bailongos. En su página se ha dedicado a recuperar sitios donde bailar tangos y milongas, y queríamos aprovechar la ocasión para aproximarnos al mundillo de estos bailes de su mano…

¿Quién eres y a qué te dedicas?
Soy Santiago Gala, miembro y ex Vicepresidente de la Apache Software Foundation. Llevo muchos años en el mundo del software libre, y trabajo como consultor en estrategias relacionadas con Open Source en empresas, actualmente, por ejemplo, en Open Movilforum, de Telefónica, y enseñando en la Universidad Rey Juan Carlos.

¿En qué se diferencia una milonga de un tango?
Aunque el Diccionario de la RAE no lo refleja bien, la palabra milonga se usa para dos cosas. La milonga es una “composición musical argentina de ritmo vivo y marcado en compás de dos por cuatro, emparentada con el tango”, pero también se usa para designar a los espacios donde se va a bailar tangos. La milonga es más rápida que el tango, y no admite típicamente la detención, que es práctica común al bailar el tango. No hay muchas más diferencias. Cuando se habla de “milongas en Madrid” uno se refiere a los sitios de baile.

Vista de una clase de tango en El Conventiyo por Jamiltom.

¿Qué tiene el tango que tanto gusta?
Yo creo que las principales características son la riqueza musical, por un lado, y que se trata de un baile improvisado, en el que no existen pasos fijos, y eso obliga a una conexión muy intensa en la pareja. El que lleva (típicamente el hombre, aunque no siempre) tiene que marcar muy claramente el baile, y el llevado (típicamente la mujer, aunque no siempre) estar muy atento a la ejecución.

¿Cómo te metiste tú en el mundo del tango y la milonga?
Me liaron 🙂 Estaba en esa época en un taller literario, y uno de los escritores del taller era Rafael Flores, experto en tango. Me invitó a un evento mixto literatura/tango… Fui y me enganché al tango muy rápidamente.

Cuéntanos en qué consiste una milonga: uno se va a bailar milongas, y… ¿qué hace?
Al llegar se saluda a la gente conocida, se cambia uno los zapatos por los de baile y se pide bebida, se observa el baile y escucha la música, se socializa (en Argentina eso es tabú, no se habla en las milongas) o se saca a bailar a alguien. La música suele organizarse por tandas de 3-4 tangos, y de vez en cuando alguna de milongas o valses, con cortinas en medio.

Normalmente se bailan entre 3 y 8 tandas en una milonga de 2-4 horas, lo que supone entre 30 y 90 minutos de ejercicio aeróbico con una componente de “gimnasia emocional” muy fuerte. Llamo gimnasia emocional a la concentración y comunicación no verbal que conecta a la pareja durante el baile.

¿Qué es lo que más te gusta de ir a una milonga?
Hay un factor de seducción y conquista que es una parte importante, pero no es lo principal. Para mí, lo que mola de verdad es lo extraordinariamente tranquilo y descansado que se sale.

¿Qué tipo de gente se deja caer por estos lares?
Desde gente joven de veintipocos hasta gente de 70 o incluso 80 años, hay de todo. Depende de qué milonga.

Háblanos de tus sitios favoritos en Madrid para bailar milongas.
Más que de sitios favoritos te puedo hablar de momentos mágicos, porque he tenido momentos muy mágicos en sitios distintos. En La Madrugada varios lunes: la música de Marcos Perelli ayuda mucho, he tenido varias tandas muy especiales. Pero he vivido momentos muy mágicos también en el ArteBar, varios martes, y, por ejemplo, la mejor tanda de Pugliese de mi vida la bailé recientemente en El Conventiyo. Casi en todos los sitios ha aparecido la magia del baile en alguna ocasión. Mis sitios favoritos oscilan según los horarios de trabajo y la estación del año. La milonga del centro, por ejemplo, suele acoger a muchos extranjeros de paso por Madrid, lo que le da un carácter cosmopolita y argentino a la vez. El templete del Retiro ha sido extraordinario con el buen tiempo, y el Puente de Toledo

Por lo que se ve, en Madrid se puede bailar milongas todos los días de la semana…
Ahora mismo todos los días, aunque de vez en cuando cierran algún sitio o se mueve de fecha otro. Martes y miércoles se están complicando (ha cerrado But y el Espacio temporal no ha abierto después del verano). Pero están el ArteBar y El Templo para tomar el relevo.

¿Y otros sitios que conozcas por el resto de España?
Fuera de Madrid sólo he bailado en Santander (en un encuentro), en Alicante, en una al aire libre que se organiza en verano en la Plaza de Gabriel Miró, un sitio muy hermoso, y en Málaga, en el Pub “Asúcar”. Viajo poco últimamente… He bailado también en San Francisco, y me resultó una experiencia muy interesante ver que una milonga es un espacio bastante internacional, y apenas hay diferencias cuando uno salta de continente.

Sobre los sitios itinerantes al aire libre… ¿significa que también se queda para bailar milonga por las calles?
Se ha hecho a veces. En el buen tiempo es muy divertido. Como pedir permisos es entrar en una maraña burocrática terrible (lo intentó la gente que organizaba),  se suele hacer convocando por SMS o foros, y duran hasta que la policía las interrumpe. Este año se estuvo haciendo en el Retiro, sin problemas con la policía al tratarse de un espacio lúdico donde los domingos se tolera casi todo, y acabar temprano el baile.

Para marcarse unas clases de tango, ¿qué nos recomiendas?
Hay muchísimos profesores y espacios, muy buenos todos. A veces la recomendación depende más del día de la semana disponible y de las características de cada uno (baile con predominio de técnica, sensibilidad o energía, estilo “milonguero” clásico o “neo”, o “exhibición”…)

¿Es fácil de aprender?
Para “la chica” (rol follower, al que llevan) es relativamente fácil empezar a bailar, pero luego el camino de aprendizaje es todo lo largo que uno quiera. Para “el chico” (rol leader, el que lleva) hay una barrera de entrada mayor, no puede ir a la pista hasta que no es capaz de llevar, atender a la música y a la circulación en la pista al mismo tiempo… No diría que es fácil, pero sí apasionante.

¿Hay un mundo tanguero interesante en España?
Ha crecido mucho con la “globalización” de nuestra sociedad por la inmigración. Madrid, Barcelona, Valladolid, Zaragoza, Bilbao, Valencia, Sevilla, Málaga… tienen buenos ambientes. En ciudades más pequeñas se complica.

¿Se ha interesado gente de 11870.com por el mundo tanguero y tus referencias? Nos consta que hay alguno más por aquí que habita las milongas…
Sé que mitrofan es un gran aficionado al tango canción, y ha venido a algún recital de guitarras al ArteBar. No sé de mucha más gente en el baile, pero desde luego todo el mundo está invitado. Si alguien quiere que le introduzca en este mundillo, que me dé un toque. Como buen aficionado me encanta introducir a gente en el mundillo.

Cuéntanos qué es eso del tango-commute que andáis preparando para marzo...
Hay una experiencia que se ha hecho ya en Londres y Nueva York, y le toca a Madrid ahora. Se trata de dar un abrazo de conexión y compasión a la ciudad, en el aniversario de los atentados del 11 de marzo. Muchas parejas voluntarias bailarán en andenes y plataformas de estaciones de tren y metro usando auriculares compartidos,  estamos preparando la traducción del sitio web y organizandolo todo para poder empezar a buscar voluntarios y ensayar lo antes posible. Espero que todo salga bien y que le demos un abrazo “muy cerrado” a Madrid, que se lo merece mucho.

¿Crees que internet y el mundillo de las redes sociales beneficia la expansión del tango y las milongas?
Seguro, facilita mucho las comunicaciones. Una de las cosas que Clay Shirky definía como características de la internet era que permitía “crear grupos de forma ridículamente simple”. Eso vale para cualquier tipo de grupos pequeños y dispersos. Localizar rápidamente las milongas cambiantes de una ciudad cuando llegamos, o encontrar espacios o profesores nuevos…

Para terminar, recomiéndanos tu mejor canción para bailar en una milonga.
Eso es difícil. Hay miles de excelentes temas, y hay que cambiar, todo nos acaba aburriendo. Tres recomendaciones que me apetecen ahora mismo y no demasiado ortodoxas: un vals, “Corazón de Oro“, de Francisco Canaro, al que le tengo un cariño especial; “Oblivion“, de Ástor Piazzolla, y “Borges y Paraguay“, de BajoFondo tango club.

Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s